LUNA DE MIEL

PUBLICIDAD

¿Qué preguntas debemos hacernos antes de decidir la luna de miel?




Antes de que nos involucremos en la planificación de la luna de miel, debemos conversar juntos sobre lo que realmente queremos hacer para esos días después de la boda. Tenemos que valorar las preferencias de los dos, porque a veces los intereses de uno no son los del otro y entonces debemos ponernos de acuerdo.


Las siguientes preguntas nos pueden ser útiles para iniciar el diálogo.


¿Cuál es el escenario ideal con el que siempre hemos soñado para nuestra luna de miel? Pensemos dónde nos imaginamos: en la playa, en alta mar, en las montañas, en una ciudad romántica o en una con mucha vida nocturna, en lugares históricos, en un ambiente cálido o frío…   ¡Existe todo un mundo de elecciones!


¿Qué tipo de actividad deseamos hacer en nuestra luna de miel? Consideremos lo que más quisiéramos: mantenernos relajados, practicar algún deporte, visitar museos, hacer compras, explorar lugares nuevos, conocer nuevas culturas, visitar algún destino desconocido por ambos.


¿Cuál es la época del año perfecta para nuestro destino ideal? El mes de nuestra boda puede que no sea el mejor para visitar el destino de nuestros sueños. Debemos tener en cuenta el clima y la estación del año del lugar hacia donde quisiéramos ir. Recordemos que éstas no coinciden en el hemisferio norte y en el sur.

































Meses Hemisferio norte Hemisferio sur
Marzo, abril y mayo Primavera Otoño
Junio, julio y agosto Verano Invierno
Septiembre, octubre y noviembre Otoño Primavera
Diciembre, enero y febrero Invierno Verano
     

¿Queremos ir a un lugar donde sólo permitan parejas? Hay lugares donde no se permiten ni solteros, ni niños; sólo parejas. Si esto es lo que deseamos para nuestra luna de miel, entonces debemos buscar algo así. En el Caribe, por ejemplo, encontraremos varias cadenas de hoteles y resorts que ofrecen estos servicios.


¿Nos interesa ir a un hotel o resort que incluya todo (all-inclusive resort)? Si nos interesa pasar toda nuestra luna de miel sin preocuparnos por tener que pagar las comidas, los desayunos e incluso algunos deportes, entonces podemos buscar en los hoteles o resorts que ofrecen el servicio de “todo incluido”. Un servicio parecido lo podemos encontrar en los cruceros, sólo que nos tiene que atraer la idea de estar en alta mar. Como quiera, hay que pensar en algunos gastos adicionales: propinas, excursiones, compras en las tiendas, restaurantes especializados.


¿Deseamos viajar a un país donde se hable un idioma diferente al nuestro? Es posible que nos emocione mucho escuchar otro idioma, ya que con ello sentimos claramente que estamos fuera de nuestro hogar. Recordemos, en estos casos, llevar un diccionario para las traducciones necesarias y preparémonos a enfrentar algunos inconvenientes que puedan presentarse de confusiones y dificultades para hacernos entender, localizar las direcciones o pedir las comidas.







¿Queremos irnos de luna de miel una vez finalizada la boda o preferimos esperar unos días? Luego de planificar una gran boda, puede que estemos muy cansados al día siguiente. Podemos esperar uno o dos días después de la boda o incluso hasta algunas semanas si es lo que nos conviene para poder disfrutar del destino seleccionado.


¿Cuánto tiempo estaremos de luna de miel? Podemos planear un viaje de 4 noches, una semana entera o incluso una larga excursión. El tiempo que deseamos pasar de luna de miel puede determinar el destino a escoger.


¿Cuánto dinero estamos dispuestos a gastar? Según la cantidad de dinero disponible para gastar en nuestra luna de miel podremos escoger algunos lujos como comidas gourmet, habitaciones con todas las comodidades incluidas, tours privados o destinos exóticos.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD