EL HOGAR

PUBLICIDAD

¿Qué debo saber sobre el uso de los colores?




El color que emplearemos en las paredes, cortinas y mobiliario es muy importante. Con una adecuada combinación podemos disimular problemas como la pequeñez del lugar, lo bajo de un techo o la visibilidad de una viga o columna. El color permite crear una atmósfera adecuada ya que cada uno se asocia a un determinado tipo de emoción y nos evoca sentimientos específicos.


Por ejemplo: los colores claros agrandan visualmente los espacios, mientras que los oscuros los achican. Para acortar un espacio muy largo, basta que pintemos las paredes opuestas cortas con un color más oscuro que las otras dos. Si queremos alargar un espacio cuadrado pintemos dos paredes opuestas de un color oscuro y las otras dos de uno claro. Al pintar el techo de un color más claro que las paredes logramos el efecto de elevarlo. Si lo hacemos a la inversa lograremos el efecto contrario. La mejor combinación es emplear tonos diferentes de un mismo color y tratar que las paredes que se ven a lo lejos, a través de las puertas y ventanas, tengan un tono diferente para evitar la monotonía.


En cuanto a los efectos que nos producen los colores tenemos que tener en cuenta que el rojo fuerte, por ejemplo, es un color que intranquiliza, por lo que no debemos emplearlo en grandes espacios. El naranja que es estimulante, igual que otros colores intensos, lo podemos utilizar para desviar la atención hacia un punto focal.


El amarillo, alegra; por eso es muy adecuado usarlo para las paredes de las áreas comunes. El azul, calma y el verde, relaja; por tanto son los apropiados para las habitaciones.


En general los colores pasteles son muy fáciles de combinar y podemos lograr con ellos un efecto de tranquilidad, calma y armonía.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD