VESTIMENTA - ACCESORIOS Y JOYERÍA

PUBLICIDAD

¿Qué otros accesorios, además del velo, debo considerar?




La lencería que usaremos no sólo debe ser bonita o sexy, tiene que ser cómoda y adecuada para el tipo de vestido que luciremos. Por eso, el día que realicemos la prueba del vestido debemos usar los mismos accesorios que llevaremos el día de la boda.


También debemos calzar zapatos cómodos, sobre todo si no estamos acostumbradas a los tacones altos. El tacón debe ser adecuado para poder caminar, estar de pie y bailar sin molestias. Un buen consejo es que si los zapatos son nuevos nos los pongamos varias veces antes del día de la boda y si queremos estar más seguras, llevemos un segundo par más cómodos para que cuando estemos muy agotadas de tanto bailar no nos paremos por el cansancio en los pies.


En general, no hay reglas de cómo deben ser los zapatos. Los podemos escoger cerrados, tipo sandalias, hasta incluso podemos ponernos unos tennis decorados para la ocasión. El color debe armonizar con todo el conjunto. Una buena variante es mandar a forrar unos zapatos ya usados con la misma tela del vestido y de esta manera, aseguramos tener unos zapatos cómodos y a la vez garantizamos que sean del color adecuado. Algunas novias escogen zapatos de color rojo, otras en tonos de azul, combinándolos con el color del ramo.


Las medias que usemos deben ser de color beige claro, champaña, marfil o blanco, según sea el color de nuestros zapatos y vestido.







La liga normalmente coincide con el estilo del vestido y se coloca un poco más arriba de la rodilla. La podemos hacer con encajes, con detalles a mano, bordada con nuestras iniciales y combinada con azul para cumplir la tradición. Y si después no queremos deshacernos de ella, hagamos otra para lanzarla.


El bustier es una prenda interior que permite perfilar el cuerpo a la vez que sirve de sujetador. Preferiblemente, debemos buscar los modelos que son de varillas, lisos, sin adornos o encajes para que no se destaquen debajo del vestido.


La cretona o crinolina es parte esencial de los vestidos de novias con faldas anchas, pues es el complemento que dará el volumen necesario y nos permite vernos vaporosas. Las hay con uno, dos y hasta tres aros y las hay sin aros, confeccionadas con tela gruesa. Estas últimas son más recomendables porque dan volumen con naturalidad y nos facilitan la movilidad. Podemos usarla, si el vestido lo requiere, sólo para dar un ligero volumen en la parte de atrás de la falda.


Las joyas que usaremos deben estar en armonía con todo el conjunto: sencillas y elegantes. Una buena elección son siempre los collares en perla o brillantes, preferiblemente en oro blanco, haciendo juego con los aretes. Las más modernas pueden atreverse a usar grandes gargantillas en forma de malla como único accesorio de un vestido strapless.


En los dedos sólo se lleva el anillo de compromiso que debemos recordar colocárnoslo en la mano derecha y después de la ceremonia lo pasaremos a la mano izquierda junto al anillo de bodas.


Los guantes son un accesorio opcional. Su uso dependerá del grado de formalidad de la boda y del estilo del vestido. Hay guantes largos y cortos y algunos se ajustan al dedo mayor para así no tener que quitárnoslo durante la ceremonia. El anillo de compromiso debe ir puesto debajo del guante de la mano derecha. En la iglesia tendremos que sacarnos el guante de la mano izquierda justo antes de intercambiar los anillos. Si llevamos guantes, hay que tener cuidado con el ramo porque a veces puede desteñir y mancharlos.


Hay un accesorio que es bueno no olvidar: un bolsito o carterita pequeña y elegante. Lo mejor es que esté confeccionada con la misma tela del vestido y que en ésta llevemos algunos cosméticos necesarios para retocar el maquillaje, un frasquito de perfume y unos pañuelos desechables. Desde luego, nosotras no iremos al altar con esa carterita, se la encargaremos a alguien muy cercano para cuando la necesitemos nos la facilite.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD