PRESUPUESTO

PUBLICIDAD

¿Qué ventajas tiene que ambas familias compartan con nosotros los gastos de nuestra boda?




Es una opción muy favorable. Compartiendo los gastos es posible que nadie tenga que dejar en cero sus ahorros ni endeudarse con el uso excesivo de tarjetas de crédito o préstamos.


El inconveniente es que si todos contribuyen, todos se sentirán con el derecho de decidir sobre los pormenores de la celebración y el que más dinero pueda aportar de las dos familias, podrá entender que eso le da más poder de decisión. Entonces cada hijo deberá hacerles entender a sus padres que es “nuestro momento” esclareciendo los límites con mucha diplomacia y que no pueden decidir por nosotros, aunque sí que valoramos sus criterios, opiniones y experiencias.


Es importante que en ningún momento discutamos con los suegros, ni lleguemos a herir sentimientos que después puedan ser recordados por mucho tiempo. Una buena estrategia es manejar la situación complaciéndolos sin afectar nuestros gustos y deseos. Por ejemplo, ellos quieren música en vivo y nosotros habíamos pensado en un DJ, entonces busquemos un grupo en vivo que incluya el servicio de DJ. Ellos prefieren la comida servida en mesas y nosotros pensamos en buffet, entonces pongamos unas estaciones de comida para servirnos nosotros mismos junto a nuestros amigos e incluyamos unos mozos que atenderán a nuestros padres y a sus amigos directamente, en unas mesas asignadas a ellos. Es fácil, es cuestión de ceder y al mismo tiempo establecer nuestros puntos de vista.

PUBLICIDAD












PUBLICIDAD