SERVICIOS - ANTICONCEPTIVOS

PUBLICIDAD

¿Qué debo saber sobre los métodos anticonceptivos hormonales?




La anticoncepción hormonal la podemos aplicar de diversas formas. Existen anticonceptivos orales (pastillas o píldoras), anticonceptivos inyectables, implantes, el anillo anticonceptivo vaginal y los parches.



  • Los anticonceptivos orales (las píldoras): Este método anticonceptivo es altamente eficaz y tiene por finalidad la inhibición de la ovulación. Existen los que tienen una combinación de estrógenos y progestágenos y los que sólo tienen es su composición progestágenos (libres de estrógeno, tan ligeras que son las que se indican durante la lactancia). Lo que se busca en la actualidad es usar la menor cantidad posible de hormonas para evitar los efectos secundarios, sin dejar de garantizar la eficacia anticonceptiva. Las píldoras deben ser recetadas por el médico y resultan un método altamente efectivo siempre que recordemos tomarla sistemáticamente todos los días. Los efectos secundarios que producen son mareos, ciclos menstruales irregulares, náuseas, cambios en el estado de ánimo y aumento de peso.



  • Anticoncepción de urgencia o método hormonal de uso ocasional. (Píldora del día después): Este anticonceptivo se basa en la administración de un producto hormonal que bloquea temporalmente la producción de óvulos, detiene la fertilización o impide que el óvulo fertilizado se implante en el útero.



Aunque se conoce también como "la píldora del día después", el término no es muy correcto porque en realidad hay que tomarla inmediatamente después de tener relaciones sexuales, lo más pronto posible antes de que trascurran las 72 horas. A este método se recurre cuando los otros han fallado.




  • Anticonceptivo subdérmico o implantes hormonales: Los implantes son pequeñas barritas que el médico nos la coloca quirúrgicamente (con anestesia local) debajo de la piel, por lo general en el brazo. Estos tubitos o cápsulas liberan una dosis continua de progestágeno con la finalidad de impedir la ovulación.



Es un método discreto, confiable y eficaz. No se les recomienda a las mujeres que tienen enfermedades hepáticas, cáncer de mama o problemas de coagulación y los efectos secundarios que pueden manifestarse son dolores de cabeza, vómitos, mareos, trastornos menstruales y aumento de peso.




  • Anillo vaginal: Es un método innovador que consiste en un anillo transparente, suave y flexible que nos lo introducimos en la vagina y va liberando diariamente una dosis baja de hormona que previene la ovulación e impide que se produzca la fecundación.



Lo colocamos durante los primeros días de la menstruación y comienza a ser efectivo después del día 7. Se deja por 3 semanas y se descansa la última. Sólo se utiliza una vez y después de retirado tenemos que buscar uno nuevo para el próximo mes. Algunos antecedentes de problemas de salud limitan su uso, por lo que es necesario que consultemos previamente con un médico. Pueden presentarse dolores de cabeza, náuseas, dolores abdominales, aumento de peso, irritación vaginal entre otras molestias.




  • Inyección hormonal: Es una combinación hormonal similar a la píldora, pero en una dosis mayor, que debe ser prescrita por un médico. La dosis se aplica cada 3 meses, bloqueando la ovulación. Los efectos secundarios son los mismos que producen las píldoras, aunque el retorno a la fertilidad es más lento.



  • Parches anticonceptivos: Consiste en un parche que podemos adquirir con prescripción médica y que colocamos sobre la piel. A través de ella las hormonas pasan a la sangre, provocando un efecto similar al de la píldora. Durante el ciclo se colocan 3 parches, uno por semana, comenzando el primer día de la menstruación. Con este parche podemos hacer una vida normal, bañarnos en la playa o en la piscina y las posibilidades de que se desprenda son muy pocas, aunque si ocurre podremos volver a colocarlo o intentarlo con uno nuevo, si no han pasado más de 48 horas. Si transcurre más de ese tiempo es preferible usar otro método anticonceptivo hasta que llegue la próxima semana.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD