SERVICIOS - BEBIDAS

PUBLICIDAD

¿Cómo calcular la cantidad de bebida para la recepción?




Calcular la cantidad de bebidas que debemos comprar para la recepción es una de las cosas que tendremos que realizar durante la organización de nuestra boda, porque no vamos a querer que nos falte, ni tampoco que nos sobre en exceso. Algunos suplidores de bebidas nos permiten devolver aquellas botellas que nos sobren, aunque es posible que no sea así con aquellas que fueron puestas a enfriar como el champaña, la cava y el vino blanco. Para tener un control sobre el descorche que se realiza y evitar que al final tengamos muchas botellas abiertas y no servidas completamente, se recomienda que coloquemos a una persona de nuestra confianza para que supervise todo el proceso.


Aunque en los lugares donde nos proveerán las bebidas, hay especialistas que nos podrán ayudar a determinar qué y cuánto debemos comprar, nosotros con anticipación debemos:



  • Decidir qué bebidas vamos a ofrecer en el brindis y durante toda la actividad. Lo más común es ofrecer champaña (o cava) a los invitados a medida que van llegando al lugar de la recepción, aunque podemos ofrecerles otro vino espumoso. Hay quienes se deciden por seguir sirviendo champaña durante toda la actividad, sin embargo, dependiendo de nuestro presupuesto, podremos ofrecer durante la comida y después de ésta, vinos blancos y tintos de marca, ligeros, secos o semisecos. Otra variante es servir champaña sólo en la mesa de honor, y otro vino espumoso al resto de los invitados. También hay quienes prefieren una recepción sin alcohol. En este caso tendremos muchas opciones abriendo un bar en donde sólo se ofrezcan bebidas refrescantes, jugos, batidas, cócteles sin alcohol, café y té.



  • Tener en cuenta la hora en que se realizará la recepción. En las bodas diurnas, los invitados no beben tanto como en las bodas nocturnas. De día se prefieren los vinos, las bebidas espumosas y el champaña suave. En ellas no se consumen muchos tragos de bebidas fuertes. En las bodas de noche, las bebidas son generalmente más costosas, son más fuertes y se acostumbra a habilitar un bar abierto con licores y aguardientes, donde además se puedan preparar tragos y cócteles.



  • Considerar la preferencia de los invitados. Si conocemos la preferencia de la mayoría de nuestros invitados, podemos decidir mejor el tipo de bebidas que vamos a ofrecer. Los jóvenes, después de la copa de rigor del brindis inicial y quizás después de la primera copa de vino, optan por preferir los tragos preparados con whisky o vodka. Lo más aceptado es tener una amplia variedad de bebidas para satisfacer el gusto de la generalidad.



  • Considerar lo que consume una persona promedio.

    • En una boda de día, una persona consume un promedio de 4 a 5 copas o tragos.

    • En una boda de noche, una persona consume un promedio de 6 a 7 copas o tragos.





Además debemos tener en cuenta que: Durante el brindis, tenemos que entender que algunos invitados no beben champaña, otros consumen sólo una copa mientras otros consumen más. Por ello, en promedio podemos considerar que por persona el consumo es de 1.5 copas de champaña.


Se estima que una persona, después del brindis, consume un promedio de 2 copas de vino o champaña. Como la mayoría prefiere el vino tinto al blanco se puede realizar el siguiente cálculo.



Champaña: 1.5 copas por persona

Vino tinto: 1.3 copas por persona

Vino blanco: 0.7 copas por persona



Si no se va a ofrecer vino blanco y se seguirá sirviendo champaña durante toda la noche, entonces hay que calcular un total de 2.2 copas por persona de champaña.



Champaña: 2.2 copas por persona

Vino tinto:
1.3 copas por persona



Se calcula por persona, un consumo promedio de 2.5 tragos de aguardiente (whisky, vodka, ron). Usualmente se consume más whisky que vodka, aunque esta preferencia puede variar dependiendo de si hay más mujeres que hombres, o también si hay más jóvenes, o de las costumbres de cada país.



Whisky: 1.5 tragos por persona

Vodka:  1  trago por persona



A todas nos interesa mucho poder satisfacer a nuestros invitados. Sin embargo, debemos recordar que la cantidad de bebidas que ofrezcamos no va a determinar el resultado final de la celebración. A fin de cuentas, no vamos a querer que por servir en exceso tengamos a familiares y amigos indispuestos.




  • Considerar la cantidad de copas o tragos que pueden servirse de una botella. Se estima que de una botella de 750 ml se pueden servir:


Champaña: 5 copas por botella

Vino tinto: 5 copas por botella

Vino blanco: 6 copas por botella

Whisky: 15 tragos por botella

Vodka: 15  trago por botella





  • Considerar el siguiente estimado














































































Número de invitados
100
200
300
 
 
 
 
Botellas de Champaña (1.5 copas por persona)
30
60
90
Botellas de Vino tinto (1.3 copas por persona)
26
52
78
Botellas de Vino blanco (0.7 copas por persona)
12
23
35
TOTAL DE BOTELLAS DE VINOS

(3.5 copas por persona)
68
135
203
 
 
 
 
Botellas de Whisky (1.5 tragos por persona)
10
20
30
Botellas de Vodka (1 trago por persona)
7
13
20
TOTAL DE BOTELLAS DE AGUARDIENTES

(2.5 tragos por persona)
17
33
50
 
 
 
 
TOTAL DE BOTELLAS

(6 copas o tragos por persona)
85
168
253

 


Y por último, debemos:



  • Considerar los posibles descuentos en el precio de las bebidas si éstas se compran por cajas. En algunos establecimientos nos hacen descuentos en los precios si compramos las botellas por cajas. En este sentido debemos redondear nuestros cálculos, en la medida de lo posible, a múltiplos de 12, (las cajas generalmente tienen 12 botellas). Así que nos ajustaremos a 12, 24, 36, 48, 60…, para poder comprar por cajas.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD