LUNA DE MIEL

PUBLICIDAD

¿Qué debo tener en cuenta para el viaje?




Preparar la luna de miel no difiere mucho de preparar un viaje cualquiera. En la época navideña y durante el verano, la industria del turismo está saturada de demandas y los precios de casi todo suben. Por eso, si nuestra fecha es en “temporada alta” debemos tratar de reservar con mucho tiempo de antelación para poder encontrar los mejores precios.


Consultar con una agencia de viajes puede permitirnos encontrar lo que mejor se ajusta a nuestro presupuesto, pues generalmente ellas tienen ofertas muy atractivas.


Para viajar al extranjero debemos informarnos sobre la documentación requerida para cada caso. Debemos tener actualizado el pasaporte; muchas personas se quedan paradas en los aeropuertos porque sus pasaportes están vencidos. Algunos países que requieren de una visa exigen que el pasaporte tenga una determinada vigencia. Si pensamos en alquilar un vehículo para conducirlo, tenemos que verificar también la vigencia de nuestro permiso de conducción.







Si vamos a tomar un crucero, debemos contemplar que las bebidas alcohólicas, las excursiones que ofrecen en los diferentes puertos y algunos servicios no están incluidos en el precio, por lo que debemos llevar dinero en efectivo, en cheques de viajeros y alguna tarjeta de crédito internacional.


Antes de viajar, debemos consultar en nuestro banco sobre la disponibilidad con la que contamos en nuestras tarjetas de crédito e informarles que vamos a usarlas en el extranjero. Con esto evitamos que el banco nos bloquee las tarjetas por seguridad, una vez las usemos en el exterior.


Si pensamos viajar a lugares donde hay posibilidades de contraer enfermedades, valoremos la exigencia de vacunarnos. En algunos países nos exigen la presentación del certificado de vacunación. Esto no podemos dejarlo para el final porque no vamos a querer que el mismo día de nuestra boda estemos pasando la reacción de una vacuna. Además, si viajamos a otro país es muy recomendable sacar un seguro de viaje por cualquier emergencia.


El equipaje que vamos a llevar debe estar preparado con anterioridad. Lo más recomendable es hacer una lista con todo lo que sabemos vamos a necesitar y cuando nos acordemos de algo más, apuntémoslo inmediatamente. Después hagamos un chequeo de lo que ya tenemos colocado en el equipaje y así evitaremos que se nos olvide algo. Si el lugar al que vamos tiene un clima diferente al nuestro, precisemos la ropa que debemos llevar.


Generalmente, todas hemos viajado antes y sabemos como es el proceso, Sin embargo, el viaje de novios tiene un componente nuevo: no estamos preparando sólo nuestro equipaje, estamos preparando también el de nuestro esposo. Quizás nunca antes habíamos colocado junto a nuestra ropa unas camisas de hombre.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD