SERVICIOS - BELLEZA Y SALUD

PUBLICIDAD

¿Cómo debo cuidarme la piel para el día de la boda?




El día de nuestra boda queremos que todo sea perfecto, incluyéndonos a nosotras. ¡Queremos definitivamente estar bellas!







Lo ideal es ponernos en manos de expertos. Procuremos la atención de un especialista que se encargue de proporcionarnos el tratamiento que necesitemos. Esto no puede dejarse para el día antes de la boda porque un tratamiento de limpieza intenso puede dejarnos huellas en la cara. El cuidado de la piel debe comenzar desde varios meses antes del gran día.


Lo primero para tener una piel lozana es mantener una alimentación balanceada y rica en vitaminas. Después, debemos comenzar con un buen programa de limpieza, evitar exponernos al sol y usar siempre protectores o bloqueadores solares. En nuestra rutina diaria, mantengamos el hábito de aplicar las cremas adecuadas para exfoliar, limpiar, tonificar y humectar la piel del cuerpo y del rostro. Por las mañanas, debemos usar un limpiador facial apropiado para nuestro tipo de piel y por las noches, removamos correctamente el maquillaje, tonificando y humectando adecuadamente toda la piel.


Es importante que realicemos una exfoliación de la piel dos o tres veces en la semana para ayudar a eliminar las células muertas. (Para la piel seca, se recomienda una vez a la semana; para la piel grasa, tres veces a la semana). Si nunca nos hemos exfoliado la piel debemos comenzar a hacerlo una vez por semana durante un mes y después ir haciéndolo más frecuentemente. Después de la exfoliación, debemos aplicar una crema humectante o hidratante. Es bueno que sepamos que un exceso de exfoliación nos puede irritar la piel, debilitarla, volverla sensible y hasta causar la aparición de arrugas.


No sólo tendremos que cuidar la piel de la cara, debemos prestarle igual atención al cuello y a todo el cuerpo.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD