VESTIMENTA - VESTIDOS DE NOVIA

PUBLICIDAD

¿De qué color debe ser mi vestido de novia?




Una decisión importante es la de escoger el color del vestido. Sabemos que el color tradicional del traje de novia es el blanco, símbolo de inocencia y pureza, pero hay muchas tonalidades de blanco. Existe el blanco puro y brillante,  el blanco roto (el blanco puro matizado con algo de color), el blanco hueso o anacarado, el blanco azulado, el blanco rosado. En trajes de novia encontramos frecuentemente las tonalidades del color champagne (con algo de rosa), del beige o de marfiles (con amarillo o crema).


Algunas novias modernas, con inspiración futurista optan por otras opciones menos tradicionales que incluyen el lila, el lavanda, o el rosado.


Por la existencia de tantas tonalidades en los colores, a la hora de combinar el vestido con los demás accesorios, hay que tener en cuenta que no hay dos blancos iguales y que no todos nos favorecen igual.


Por ejemplo, el blanco natural almendrado es una tonalidad que favorece a la mayoría de las novias, mientras que el blanco puro brillante no se recomienda si somos de piel muy blanca, en este caso nos favorecen más los marfiles. Y si somos de tez blanca amarillenta debemos preferir los tonos champagne, que tienen cierta tonalidad rosa. A la piel oscura le queda bien cualquier tonalidad de blanco, aunque si somos muy morenas con la piel amarillenta evitemos el marfil o los dorados y escojamos el blanco puro brillante.



PUBLICIDAD












PUBLICIDAD