VESTIMENTA - VESTIDOS DE NOVIA

PUBLICIDAD

¿Qué modelo nos queda mejor?




Es posible que el vestido espectacular que usó nuestra mejor amiga no nos quede bien. Cada una de nosotras tenemos cosas que queremos disimular o resaltar. Escoger un modelo que nos favorezca es la tarea que requerirá de nosotras mucha búsqueda y paciencia. En la medida que sepamos cuáles son nuestras características particulares, podremos facilitarnos esa búsqueda hacia lo que nos quede mejor. Si tenemos:


Caderas y busto amplios con cintura estrecha.



  • Prácticamente podemos usar cualquier vestido. Uno ajustado o de tipo sirena que resalte nuestro cuerpo bien proporcionado sería una opción excelente.


Busto amplio o espalda ancha y caderas estrechas.



  • Lo que mejor nos queda son los vestidos ceñidos en el torso, con un corpiño ajustado y una falda recta o amplia abajo con corte princesa o línea A. Las líneas verticales finas son una buena opción para disimular el ancho busto. El cuello que sea en forma de V, aunque podemos usar un cuello redondeado que realce el pecho. Y si usamos mangas, éstas deben ser muy sencillas. Evitemos los cortes imperios y los drapeados al nivel del busto, así como los diseños muy ajustados en las caderas.


Poco busto, cintura estrecha  y caderas amplias



  • Si lo que queremos destacar es la parte superior y no las caderas, entonces todos los detalles del vestido deberán estar a la altura del pecho y la cintura. Podemos escoger un vestido que su corpiño esté un poco cargado de adornos en drapeados o bordados; con el escote en V o con hombros caídos, muy adornados con lazos, encajes o flores. Evitemos los vestidos con manga y si las escogemos, es preferible que sean voluminosas. La falda puede ser un corte princesa o línea A, que disimula las caderas anchas, aunque también puede ser más ajustada.


Busto, cintura y cadera de iguales dimensiones



  • Si nuestro cuerpo es más bien recto, debemos buscar un vestido que nos marque bien la cintura y sea amplio en la cadera. Para ello debemos tener en cuenta si somos o no, cortas de talle. Cuando somos cortas de talle, entonces es preferible que la falda comience unos centímetros debajo de la cintura con el corpiño de corte V. De lo contrario, lo más favorable es el corte imperio, con un corpiño corto y una falda que comience debajo del busto.


Unas libras de más



  • Los mejores vestidos que podemos usar son los sencillos, sin muchos adornos, evitando capas superpuestas de tela, dobleces, drapeados y lazos. No debemos escoger los muy ceñidos o entallados y preferir los estilos de corte princesa o línea A, o también el corte imperio que disimula el ancho de caderas. Si aunque estamos pasadas de peso tenemos una cintura fina, debemos acentuar esto escogiendo un vestido entallado de tela con caída que estilice nuestra figura.

  • Si lo que deseamos es disimular los brazos gruesos, lo mejor es no cubrirlos, porque se logra el efecto contrario y optar por modelos strapless o de tirantes. También quedan muy bien unas mangas en forma de vuelo pequeño encima de los hombros y el cuello redondo o en forma de V apoyado en los hombros.


Y si somos:


Demasiado delgadas



  • Podemos usar vestidos con telas pesadas para crear la sensación de mayor contextura y escoger un corpiño con una cintura decorada y mangas amplias. Debemos preferir los vestidos cortados o por la cintura o por la cadera, evitando los enterizos. Son ideales los escotes pronunciados, las mangas onduladas, las faldas con recogidos y abundante tela, los drapeados, las blondas y los discretos rellenos, que crean un efecto óptico de volumen. Si simplemente somos altas y delgadas podremos lucir casi cualquier tipo de vestido.


De estatura baja



  • Debemos evitar las faldas demasiado amplias y acampanadas, los volantes y los cortes transversales. Recordemos que los detalles acortan la figura, por lo que no escojamos un vestido muy recargado. Las mangas deben ser sencillas, ajustadas o cortas para estilizar nuestra figura, sin nada de hombreras ni de mangas en forma de globo. Debemos preferir modelos que dejen al descubierto los hombros y el cuello, y si son de cuello alto que tengan el corte imperio. Si además de ser bajitas tenemos el talle corto, entonces debemos preferir el corpiño hasta la cadera.


De estatura alta



  • Podemos seleccionar cualquier estilo. Sólo a las delgadas y altas nos asientan los vestidos completamente estrechos. Si somos demasiado altas y queremos disimular nuestra estatura debemos probar los vestidos de faldas con mucho volumen y con cortes transversales tipo volantes y capas. Pero si además de altas somos de cuerpo robusto, escojamos vestidos sencillos, sin bordados, de líneas simples, que estilicen nuestra figura. Evitemos las hombreras, los tirantes cruzados y las faldas con mucho vuelo.



PUBLICIDAD






PUBLICIDAD